viernes, 14 de noviembre de 2014

En casa.

Mi nicho, es mi casa
el cuartel desde donde fugitivo
diviso, esclavo, al tiempo inoportuno.

Donde cargo letanías y frascos
sobre un sepulcro agradecido
mármol repleto de cuchillos y nostalgias.

?Que hay en la calle menos baldío
que contenga mas esperanzas?,
aqui soy capitán y hasta caudillo.

Puedo hacer del salón,
un mundo delicioso y subversivo
arrope de lo que resta por llegar.

Y ahí es donde guardo yo, mi altar,
centro de recuerdos desgastados
en la lógica impronta del tiempo recibido.

Un lugar donde nunca me he perdido
a pesar de intentar viajar sobre sentado
a desvarios de momentos concertados...

...Que hasta los silencios toman cuerpo
y la luz, me dedica ratos de ternura
sobre gritos adormecidos del pasado.

¿Hay algo mas generoso retratado?...
...entre tantos momentos de hastío
siempre sale de nuevo, la mañana.

Entonces algo hay que me recuerda
sobre la autentica falta de compañía
lo que necesito mirar, por la ventana.


.